Sábado por la mañana

38705_421909464796_251043749796_4577749_3292390_n[1]

Fuerte brisa, clima fresco, ideal para irse a trotar.  Al doblar la esquina, comenzás a mirarlos, solos o en pequeños grupos, es la gente que ha comprado tiquetes de vida y ha vuelto a ganar.

Pronto serán veinticinco años de no fumar, son los mismos de salir a correr.  Chequeo del cuerpo y la ruta a seguir, te embarga la alegría, suben las pulsaciones y estás listo para partir.  El cronómetro en cero y con el viento a favor, es sábado por la mañana, es tiempo de vivir, buscando el ritmo, regulando la respiración, los mejores momentos están por venir.

En tu mente aún se oye la voz del narrador que desde Brasil agradecía al Creador, la maravillosa experiencia de Salvador de Bahía, es parte de los recuerdos que te llevas al correr, los asuntos de la semana, lo que está por venir, la oportunidad de un rostro que te salude y te invite a seguir, porque en carretera todos somos amigos y disfrutamos por igual, la decisión de levantarnos y la máquina poner a funcionar.

Los que gustan semana a semana de competir, los que a Santo Domingo de Heredia van fieles a entrenar y los que simplemente disfrutamos el placer de oir, de sentir y de respirar, cada mañana que salimos a trotar, protagonistas de la calle, guiados por un mismo ideal, hacerle una mueca al tiempo, ese “… que siempre pasa y no se detiene” como canta Juan Gabriel.   Se viene un trepón, el paso regular, al subir la cuesta podés recuperar, avanza el reloj, está bueno el “entreno” oxigenando el cuerpo, logrando el espacio para tus ideas madurar o simplemente para aliarte con el viento y dejar a tu mente vagar.

Si te acompaña el silencio ponte a contar, si es la música lo que sigue es tararear y si vas en grupo pues a conversar, que la experiencia es grata desde el arranque hasta la ducha al final y no olvides buscar a un amigo que comparta este ideal, una buena rutina que vale la pena practicar, no tiene requisitos ni reglas que observar y una sola expresión es la que espera tu amigo escuchar que el sábado por la mañana puntual estarás.

Anuncios

¿Dónde queda ese lugar?

Elegida para presentar la Copa de la FIFA, observamos en el acto previo a la gran final, a la conocida modelo Gisele Bundchen.  Si fuese periodista acreditado en el Estadio Maracaná, habría aprovechado la oportunidad, para preguntarle por la vida: ¿Oye Gisele, adónde es que vas a respirar y la arena rasgar?  A Santa Teresa, convencida me respondería.

 ¡Ve a ese lugar, me diría!  Recuerda en Santa Rosa los senderos caminar y al ocaso en Tamarindo brindar.  Con toda seguridad sumarás vivencias, sentimientos y emociones que te darán para un libro escribir que te alcanzarán para toda una vida disfrutar.  Esa es la tierra de colores ocres, que huele a buena vida que sabe a miel y se disfruta sin igual, en cada rincón, con cada grito de gol, que encontró en la intimidad de su celebración, el sueño justo de la igualdad, de la hermandad, de su identidad costarricense.

Los ticos no sabemos de llorar, porque venimos con el chip de sonreir.  Aquí, aquí en Tiquicia, el amor toma color, el almibar sabe a mujer y todos a una con el mismo son, cantamos el estribillo que hoy todo el mundo conoce, sumando amigos en Galicia y torcedores en Brasil.  Y la “Sele va y va …” y las jugadas sucedían con cadencia y personalidad, acariciando el balón, golpeándolo con suavidad y éste sabiéndose protagonista, se sumaba al festejo en cada gol, rodando lento, permitiendo que de antemano, todos se prepararan para gritar.

Recibimos el saludo de la historia del fútbol y prestos acudimos a dibujar, el mejor de nuestros recuerdos, firmamos la tarjeta y a la calle a celebrar.  ¿Sabes ya dónde queda ese lugar?  Ponte la “roja” y prepara tu vida para soñar, súmale espiritualidad y ansias de ganar, escucha el pitido del tren de la alegría que está por llegar y si te decides a abordar, a Costa Rica, definitivamente te ha de llevar.

Terminó la competencia y superamos a grandes equipos.  Mañana con las luces del alba, de regreso al trabajo y al colegio a estudiar, atrás quedaron los penales, la inolvidable actuación de Keylor y el drama del duelo de Cuartos del Mundial, después de una larga pausa, la Copa a Rusia irá y con ella renacerá, la oportunidad de volver a ganar.