Urgencia de liderazgo potenciable en nuestros jóvenes

¡Hay que vivir y vivir bien!

¡Hay que vivir y vivir bien!

Leemos cada vez con más frecuencia en el “muro” o sección de noticias de la red social por excelencia, el top ten de cualquier cosa; sean hoteles, selfies o formas de conquistar a una mujer.  Pero, ¿Qué pasa con nuestros sentimientos y aspiraciones?

En el rostro de la gente se observa cada vez menos expresividad, se han vuelto caras las sonrisas, se esconden con frecuencia los cruces de miradas y la alegría que emana de una frase simpática o de un buen “chiste” comienzan a parecer, recuerdos de museo. Cantidades crecientes de personas, están perdiendo la batalla por la felicidad, lo que no es justo ni merecido.  ¡Hay que vivir y vivir bien!  Se lo merecen los jóvenes que a temprana edad ya cargan con el peso de la soledad, presionados por la angustia de sobrevivir en entornos de menosprecio entre sus iguales, sin que autoridades académicas y administrativas brinden mayor atención a lo que han dado en llamar bullying, o mejor dicho, hostigamiento y maltrato en escuelas y colegios de nuestro país.

Para los ticos que sumamos más de cuatro décadas, quedan los recuerdos de aquella Costa Rica que “vivimos de niños” en pozas, cafetales y potreros por doquier.  Son sentimientos que aún conservan un dulce sabor en el paladar, pero que no podemos más que contar, son vivencias que a los jóvenes de hoy, solo les alcanza para imaginarse cómo serían, en el mundo de sus avatares.

Y las nuevas generaciones; ¿Adónde van a construir sus sueños? ¿Adónde van, la habilidad para crear, la pasión para construir, el deseo innato de aprender?  El país espera ansioso por esa nueva fuerza motora que lo lleve al progreso en forma determinante.  Pero lo que vemos en realidad, es que cada año contamos menos, con el perfil de liderazgo potenciable, para tomar la estafeta de la conducción de la patria, con el riesgo de que se agrave a futuro, porque, si bien, somos el segundo mejor país para nacer en América Latina (Según un estudio del 2013, realizado por The Economist), también somos la nación, donde la tasa de nacimientos se reduce más rápidamente.

Las hojas de cannabis y la serpiente de fino polvo blanco, siguen avanzando posiciones en terreno fértil, la depresión juvenil y la desidia de muchos NI-NI, van ganando adeptos, oscureciendo el día, llevando sufrimiento y desesperanza al seno de muchos hogares.  ¿Cuánto trabajo tenemos por delante?  Debemos empujar la carreta sin desfallecer, no tenemos tiempo para ello, cuidemos a nuestros jóvenes.  Construyamos para ellos un “solsticio de invierno” que le gane la batalla a las sombras y lleve luz a sus ojos, para que en el ámbito de su libertad, puedan romper las cadenas que puedan tenerlos atados en alguna desventura, luz que los prepare para su vida adulta, con oportunidades reales de triunfar en su derecho a ser felices y en la tarea de tomar el timón de este barco costarricense que a veces parece simplemente estar a la deriva.

Anuncios

Pymempresarios, tractores del desarrollo

grupo-lidersoft02

Cada vez que tengo la oportunidad de saludar a un micro o pequeño empresario, a un colega emprendedor o a un ejecutivo de instituciones para las que brindamos servicios en desarrollo de software, saludo en primera instancia a la vida, a nuestro Ser Supremo, por la oportunidad de volvernos a encontrar, por iniciar un nuevo proyecto, o simplemente, por poder disfrutar por unos minutos de una amena conversación, condimentada por anécdotas de relaciones de negocios cultivadas a lo largo de los años, compartiendo la responsabilidad desde cada una de nuestras trincheras, de empujar “la carreta del desarrollo nacional” tantas veces atorada en el barro.

Nuestra compañía Lidersoft.com cumplirá en agosto, 17 años de vida empresarial y ya tiene suficiente madurez, como para contar una historia, enmarcada en la ilusión de sus fundadores, la vocación por hacer bien las cosas y la naturalidad de acoger como familia, a jóvenes profesionales que han confiado su inserción al mundo laboral, en nuestra idea de hacer empresa.

Son más de tres lustros, privilegiando la inteligencia de origen costarricense, como incubadora de otras iniciativas empresariales y cultivadora de esfuerzos de normalización en procesos de calidad.  Lo ha hecho, observando las reglas de juego internacionales, que le han permitido a esta “Pyme Tica” cruzar las fronteras hacia el Norte de América y allende el Atlántico y lo ha hecho bien.  Con la suerte de ser testigo y miembro de esta familia empresarial, celebro cada uno de sus logros, en procesos de desarrollo de software de misión crítica para clientes de cartel y más aún, brindo por la firme convicción de sus colaboradores, para cumplir los compromisos adquiridos con sus clientes.

A partir de esta referencia y con un camino recorrido por dos décadas en la industria de las tecnologías digitales, les digo hoy: ¡Cuiden su salud amigos Pymempresarios! Que las empresas, demandan su presencia diaria en el frente de batalla, predicando con el ejemplo, cuidando las relaciones, mirando su entorno de trabajo, permeando los sentimientos, frustraciones y aspiraciones de sus colaboradores, confirmando que en Ustedes hay una permanente decisión de hacer, pasión por continuar y la certeza de que el brazo es firme y la voluntad inquebrantable, para superar los desafíos que el mercado impone de cuando en vez.

Te saludo Lidersoft.com, vas en procura de alcanzar tu mayoría de edad, pero no dejes de soñar, confía siempre en tu gente, mantén incólume tu honestidad profesional y dále el crédito de tus éxitos a todos aquellos “hijos de la inteligencia” que han compartido en tu casa, su talento y el sueño de consolidar sus carreras.

¿Y qué hacemos con el pasado?

Este es nuestro tiempo de ganar, la Sele tiene las condiciones para competir en la alta exigencia.

Este es nuestro tiempo de ganar, la Sele tiene las condiciones para competir en la alta exigencia.

Tomar de él lo que puede en forma decidida ayudarnos a mejorar.  Definida la presencia de Wanchope al frente de la “Sele Tica”, lo que sigue es levantar la mirada y con paso firme en una sola dirección, hacia adelante, avanzar.

Vivimos la dicha de reir y como pueblo a una sola voz gritar, involucrando a todo un país en el frenesí y en la alegría de celebrar.  Y no hay nada mejor que volverlo a vivir, por ello, lo que sigue es unirnos en torno a la Organización que tiene las condiciones y la asignación formal de volverlo a lograr.  Porque es el fútbol, el principal de los motivos que nuestro colectivo en masa acude a celebrar, porque no tenemos ejército y no hay victorias militares que saludar.

A diferencia del proceso terminado en Brasil, iniciamos un ciclo nuevo (Ya viene la Copa de Oro 2015) con un grupo de jugadores de muy buen nivel que en su mayoría, por edad, experiencia internacional, cohesión de grupo y disciplina táctica, le plantean a Paulo César, una base sólida a partir de la cual, se podrá desarrollar un trabajo que nos permita consolidar una línea ascendente de rendimiento y capacidad, en el camino hacia la próxima cita mundialista en Rusia 2018, porque buenos futbolistas no siempre los habrá, este es nuestro tiempo de ganar, el grupo que tenemos, por todo un lustro seguirá y en la alta exigencia, tiene las condiciones para competir.

Cada pueblo tiene su identidad, suma de sus valores, vivencias y las vicisitudes que la historia ha puesto en su andar, los ticos, llegado el momento de la verdad nos comprometemos y sabemos superar la adversidad.

Como conclusión de esta experiencia, el “Si podemos” se impone como principal y las siguientes recomendaciones para el “Profe Chope” ahora que está al mando del barco: La forma de trabajar, basada en la rigurosidad del método y la exigencia que todos deben cumplir.  El triunfo como ideal verdadero del colectivo privilegiar, consagrar la buena voluntad y con el ejemplo predicar, la inteligencia poner al servicio de los demás y una dosis de buen humor para condimentar, una buena salsa de sabor sin igual.

Ahí tiene el nuevo técnico, material para trabajar, una base sólida, personas de sangre costarricense dispuestas para sumar, talentos, conocimientos y por el orgullo de la patria actuar con responsabilidad, profesionales que nuestro sistema educativo no se cansa de prodigar, ese es nuestro ejército, esa es nuestra identidad.