Amar, creación divina o la principal función del cerebro.

familia

Pasando canales, veo uno de historia que pone sobre el tapete una vez más la “cuestión alienígena” y el mensaje de los nueve jefes supremos, traído a la Tierra por un emisario de apellido Berry.  Clarividentes, gobernadores de planetas, monitores estelares, entre otros vocablos y conceptos de alto cielo, ciencia ficción y hasta propios del Enterprise y el Excelsior de la serie “Viaje a las Estrellas”.

Confieso que no tengo ningún problema con este tema, si hay vida más allá de la Tierra, bien, pero por qué no dar un espacio a creer que el amor de Dios hacia el hombre es tan grande que bien pudo haber hecho el Universo para él.

Sea como fuere, el esperar contactos de tercer tipo o superior, no pasa por mí.  Algunos en busca de evidencia científica o de cualquier tipo, acuden incluso a las Sagradas Escrituras y refieren a los “contactos” de Henoc, Elías y Ezequiel con seres extraterrestres, cuando en verdad esos relatos presentan en el mismo orden, la especial amistad del patriarca con Dios, una narración poética escrita para honrar al profeta y la visión de Dios en su trono que tuvo Ezequiel.

La idea del cosmos varía conforme avanza nuestro conocimiento de él.  Desde el “enorme disco plano” que pensaban los hebreos era la Tierra, pasando por el heliocentrismo de Galileo (Teoría de que el Sol permanece fijo en el centro del Universo y la Tierra gira), hasta nuestros días.

¿Quién creó el amor? Creación divina o la principal función del cerebro “amar”.  Me gusta la frase “El amor es Dios” mucho más que “Dios es amor”.  Es así, nacemos, anhelamos, luchamos por tener amor en nuestras vidas, por ello, por amor vale la pena vivir y confrontar sin miedo los ataques y las amenazas, como lo gritan hoy en Las Ramblas y lo escucha el mundo entero.

EVA, la experiencia de crear marcas sin dejar de divertirse en el intento.

EVA DOS

Cada vez que el talento de los Ingenieros de Software de LIDERSOFT desemboca en la creación de un nuevo sistema informático o en una nueva App, nos embarga la emoción de ver en ello, la oportunidad de tomar el lápiz y sobre una virginal hoja de papel, empezar a realizar trazos, imaginar nombres y componer colores para crear una nueva marca.

Ejercicio sano, estimulante y productivo que nos sigue dando buenos resultados y que por lo demás mueve neuronas y nos reúne, desde los más avezados siempre dispuestos a tomar más riesgos, con ejercicios que buscan la disrupción, hasta los más precavidos que ponen contrapeso a las ideas que por el nombre, la forma o la idea de comunicarlo, les parecen muy atrevidas.

Estamos lejos de Cupertino y no tenemos un Apple Park en el vecindario, pero nos divertimos igual en nuestra casa de La Uruca, poniéndole un rostro a las ideas, motivados por el nuevo producto y armando planes para llevarlo al mercado.  Así es por estos días con EVA (No es la actriz ni la herramienta financiera), sino una App diseñada para evaluar la experiencia del usuario, sea éste un comensal de restaurante, un vecino de comunidad o un estudiante de universidad.  Ahí estamos, afinando el look & feel, diseñando la estructura para “empotrar” las tabletas y enriqueciendo la información resultante de su operativa, sin dejar de lado los temas de registro de propiedad.  Veremos cómo los clientes reciben a EVA que se escribe fácil que se pronuncia fácil y que se usa fácil .  La fantasía no termina, porque al tiempo de este esfuerzo, ya hay una nueva aplicación que va tomando forma, pronto la tendremos en la puerta del horno haciendo que la rueda de las ilusiones vuelva a girar.

¡Hay que volver a caminar!

IMG_5392

“Quieren adueñarse de nuestras vidas” expresaba una mujer que acudió a entregar flores en memoria de las personas fallecidas en el centro nocturno Pulse.  Ese es un lamento que corre siniestro, violento, mostrando sus colmillos de sangre entre las comunas de todas partes.  Ya no solo, en ciudades rankeadas como peligrosas, sino también en lugares apacibles donde “los sueños se hacen realidad”, como las vecindades de Kissimmee y Orlando.

Aquí también, en nuestra amada tierra tica, ya llegó el día en que escolares de nuestros barrios del sur, han de pagar un peaje a bandas de delincuentes, para poder pasar.  Dejó de bastar ufanarse de nuestro oasis de paz, o destacar algunas estadísticas como lo hacía quien escribe, unos doce años atrás en las murallas de Cartagena, cuando “sacaba pecho” con nuestra casi nula tasa de raptos extorsivos.  En Costa Rica, García Márquez no habría encontrado sustento para escribir “Noticia de un secuestro”, me hubiese atrevido a pensar.

Pero las cosas han cambiado para esos niños, hijos de la libertad, para los que no tienen estatus de condóminos o para los jóvenes que van por la vida, aunque ésta casi no vaya con ellos, corriendo calles sin lumbreras, con sus venas infladas de desgracia, sumándose uno tras otro, agobiados por el ataque sistemático de los jinetes de corceles negros que quieren adueñarse de sus vidas, como en un solsticio de invierno, en el que las noches sin luna, quieren extenderse más.

¡Hay que volver a levantar, hay que volver a caminar!

Animo, fuerza y esperanza, nuestro mensaje a las familias que hoy lloran a sus hijos, la justicia que haga su parte y prevalezca la solidaridad.  A ti amigo te invito a empuñar la espada aguda de doble filo y con las huestes del jinete blanco caminar, él es quien guarda la promesa al vencedor, junto a él debes marchar, verás que al final de la batalla, su luz nuevamente resplandecerá.

Fascinación por el arte, aunque se salgan los ríos

esfera_2

“Alas del Rocío” / Acrílico sobre lienzo / 120 cm x 70 cm

“No se ha salido el rio”, es frase escuchada con frecuencia en las tardes de lluvia grosera de este atribulado octubre, cuando algunos programas de radio, transmiten los reportes de cientos de conductores que hacen causa común, camino hacia sus hogares. Y es que resulta de rigor la consulta, por el rezago desesperante de nuestra red vial que aunque parezca comedia, no soporta un fuerte aguacero y obliga a conocer, si se han desbordado los ríos ahogando los viejos puentes y obligando a usar Waze para encontrar una ruta alterna, o simplemente buscar un lugar donde capear el temporal, con la afectación general que ello conlleva.  En el plazo medio, no parece que esto vaya a cambiar.

“No se ha salido de control la seguridad del país” dice el gobernante, sin que su afirmación encuentre respaldo en la mayoría de los ciudadanos, muchos de los cuales se manifiestan en la red social, mostrando su enojo y su angustia por la inseguridad que sufren en sus barriadas, por la ola creciente de delincuencia que los acecha y el conteo al alza de “ajusticiamientos” que presentan los noticieros del mediodía.  Cada vez son más las familias que lloran la muerte violenta de sus hijos, víctimas de la mano sin alma de algún gatillero.  Ante esta incertidumbre, el pueblo tiende a despertar y empieza a marchar pidiendo paz y dignidad, casi como última instancia en reclamo de ayuda por parte del Gobierno.

Pero, no todo es malo, del otro lado de la fuerza, encontramos la luz de nuestros artistas, llenando de color sus obras, desbordando ríos de talento, llevando de la mano a sus alumnos, cruzando umbrales en la enseñanza de la técnica y el sentimiento que plasman en sus lienzos, como lo hace José Gerardo Hidalgo González, notable pintor costarricense, en su natal Grecia, pintoresca ciudad al oeste del Valle Central.

Por estos ías, compartimos con él y con el arquitecto Rodrigo Torres su socio y común amigo, conociendo su más reciente exposición de acrílicos, óleos y acuarelas, llamada “Ciberdependiente” que nos presenta una visión de la cibernética convertida en telaraña de “placeres de cualquier tipo” e identidades suplantadas que atrapa a la velocidad de un sueño, a gente de todas las edades, despersonalizando sus vidas, degradando su moral, ” infectándolas con un mal de proporciones pandémicas” como lo cita el curador de la exposición.  Es una muestra artística de denuncia, sobre el mal uso del social media que enfrentamos como sociedad.  Son obras pictóricas de gran valor que los invitamos a conocer en: www.behance.net/gallery/Jos-Hidalgo/5288095.

En medio de estos ajetreos, estamos de plácemes en nuestra casa, celebrando la pronta llegada de “Andalucía” y “Ruptura” entre otras obras de José Gerardo Hidalgo que vendrán a llenar de color, las paredes desnudas de blanco que pacientemente han esperado, la presencia de sus nuevos moradores.

Mis pulmones, celebran su 25 aniversario

FullSizeRenderParece lejano el mes de setiembre de 1990, pero no tanto, cuando veo a estos dos buenos amigos, celebrando 25 años “libres de humo de tabaco” y vaya alegría que me han hecho el honor de invitarme a su fiesta de cumpleaños.

Me han pedido que lo comente en redes sociales y le cuente a muchos otros que como ellos, disfrutan de su misma condición de libertad, pero especialmente que le diga a “sus pares” que siguen encadenados al vicio del fumado que se unan para gritarle a sus patronos que basta ya y que es tiempo de otorgarles su libertad, diles que con fuerza les reprochen que ya están hartos del asma y la neumonía que lo que ellos quieren es felicidad, que no olviden mencionar que la ciencia ha demostrado hasta la saciedad que si dejan de fumar estarán menos ansiosos, menos estresados y más bien, adquirirán una visión mucho más positiva de la vida. Bueno, aquí cumplo con el encargo.

Por otra parte, parece que la fiesta va en serio, según me cuentan, uno de sus vecinos más cercanos, el de la fábrica de sangre, está tirando la casa por la ventana, parece que hasta un poco sentimental se ha puesto, ¡sensible a las emociones el muchacho! por eso me han pedido que no olvide llevar un buen vino de crianza, parece que eso lo relaja.
De mi parte, ya les he felicitado y respondido que si asistiré a su fiesta, bueno, si el Señor me lo permite, ojalá que también estemos ahí en el 2040, cuando celebren su fiesta de oro, imagino que el fiestón será aún mayor.

Estaba ya por salir, cuando en eso sonó el timbre y vaya sorpresa, me dejaron en la puerta un regalo, adentro la tarjeta de invitación a su fiesta que decía: “Gracias Giovanny, por ser nuestro anfitrión todo este tiempo, recuerda siempre salir a trotar, reir y especialmente amar a los tuyos, ya sabes lo bien que nos hace”.
¡Salud queridos amigos… que la disfruten!

Esperando el tren de la luz

Cuando subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que estás por llegar, anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar

Cuando subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que vas a llegar.  Anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar!

De pronto, te ves de pie en el andén, esperando para abordar, pero ten presente que no da igual subirse en cualquier tren.  ¿Cómo hacerle para decidir cuál es el que nos lleva a puerto seguro?  En cuál de ellos, encontraremos la alegría para vivir libres de preocupaciones innecesarias?

Debes mantenerte atento para que puedas escuchar la voz del conductor, ya verás que el deseo inmenso de llegar y el palpitar sincero de tu corazón, serán suficientes para que sin siquiera leer la pantalla, puedas decidir el momento justo de abordar.

Al subir, repasa con cuidado el lugar y si no ves brillar los ojos de los que abordo van, si no ves un rayo de luz de sus corazones brotar, bájate de prisa porque ese no es tu tren.  No desesperes, espera tranquilo en la estación, pero atento, no vaya a ser que por un descuido tuyo, no escuches a tiempo la dulce voz del conductor y pase de largo frente a ti.

En tu mochila, carga solo tu traje blanco, es todo lo que vas a necesitar.  Cuando al fin subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que estás por llegar, anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar.

Los chicos de la Escuela Católica de Artes “Renovarte” si que saben como llegar y lo expresan en forma maravillosa a través de la danza, el mimo, la actuación, agradando a Dios, viviendo a Dios, sirviendo a Dios.  Ellos encontraron la clave, para darle sentido a sus vidas y contagiar a los más pequeños quienes ya integrados en esta escuela de artes, siguen con frenesí los movimientos de sus instructores, claros de que no es un juego o un carnaval, sino la forma más pura y sincera en que pueden manifestar su espiritualidad.

¿Conocés a jóvenes que caminen con la cabeza baja, que tengan dificultades para sonreir, luciendo abatidos, sin ánimo para competir? Pues a trabajar… llévales este mensaje, diles que no tiene por qué ser así, ayúdales a preparar su equipaje, bien sabes lo único que van a necesitar y ve con ellos a la estación que esperando el tren de la luz, empezarán de nuevo a vivir.

Bomberos de Costa Rica, en constante evolución.

Esta noble Institución viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.

Esta noble Institución viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.  Felicitaciones en la celebración de su 150 Aniversario.

Ya van más de tres lustros haciendo empresa, participando en la creación de nuevas ideas, soñando con verlas convertidas en proyectos empresariales consolidados. Pensando en estas cosas, cuando salgo a trotar y respiro suavemente la brisa fresca de la mañana, me vienen a la mente hechos y realidades que en nuestro país no han cambiado con el paso de los años y que está bien que sea así, porque son las piedras angulares que sostienen edificios que perduran generación tras generación.

La madurez que da el tiempo, de la misma forma que mejora un vino de buena cepa, permite confirmar en ciertos casos que la percepción que se tiene de las cosas, es congruente con la realidad a partir de la cual se construye. ¿Por qué la población guarda en tan alta estima al Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica, como modelo de excelencia a seguir en la gestión de recursos públicos? Porque cada vez que las circunstancias ponen al ciudadano frente a una situación que requiere auxilio profesional, la percepción que yace en su imaginario de un servicio pronto, con un actuar honorable y que le transmita confianza absoluta, se hace realidad. ¡Una trayectoria en constante evolución! El Cuerpo de Bomberos, celebra su 150 Aniversario y en su queque de cumpleaños, hay decenas de velitas que apagamos un país entero que cantamos todos al unísono, con la tranquilidad de saber que ahí, seguiremos estando en buenas manos.

En un artículo anterior, reflexionaba sobre las ventajas que tiene nuestro país dada su extensión territorial y cantidad de habitantes, para impulsar un proyecto de alcance nacional que construya el Sistema Nacional de Emergencias que ordene y normalice a partir de un diseño inteligente y aterrizado, las tareas de prevención y atención de emergencias y que incorpore, servicios de información y preparación de la población en este campo, tomando como base, la informatización de la gente que ya accede en forma fácil y constante al ecosistema digital, gracias entre otras cosas, a la alta penetración celular que experimentamos. Hoy esto es posible, ya se cuenta con la tecnología y el conocimiento requeridos.

El Benemérito Cuerpo de Bomberos sabe cómo hacerlo y no es cuestión de mi propia percepción sobre un escenario ideal construido a partir de sueños, sino que es una afirmación que hago, a partir del entendimiento de la realidad de esta noble Institución que viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.

El juego político y el privilegiado oficio de escritor

Hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa

Hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa

Recuerdo a la conductora de CNN, segundos antes de la apertura de la bolsa de New York, en una ya lejana sesión del 2007, en la que sufrió una histórica caída, es la misma imagen que se observa en la montaña rusa de la Rock ‘n’ Roller Coaster en Orlando, FLA., justo antes de que arranque la atracción, acelerando hasta 60 millas/hora en 2,8 segundos, en ambos casos, escuchamos la siguiente frase: “Amárrense los cinturones”.

Hoy, podemos aplicarla para nuestro escenario político que se mueve en un camino de curvas, subidas y bajadas de infarto, incrementando la frecuencia cardiaca, con dramatismo y una dosis de comicidad, porque uno tras otro, van sucediéndose hechos que desnudan posiciones, resquebrajan convicciones y falsean andamiajes de partidos políticos, funcionarios públicos y personajes que terminan pareciendo actores de reparto de una ópera bufa.

El tiempo para bastantear el terreno, avanzar algunos peones y afinar la estrategia, dirigida a consolidar una posición sólida en el centro del campo, pareciera que ya se terminó, el pueblo observa, ríe por algunas ocurrencias y se preocupa por otras tantas acciones y tendencias, llegando a un punto en el que se estará preguntando: ¿Cuál es el nombre del juego?

Y ante éste panorama, se abre el abanico de posibles respuestas, sobre lo que puede ser el accionar futuro de la gente.  ¿Continuará mirando el vaivén político sin prestarle mayor atención, dada la urgencia de cuidar el puesto de trabajo o la estabilidad de su negocio, actuará con mucha mayor apatía, agobiando a la clase política en los procesos electorales por venir, o terminará provocando algún hecho inesperado, cual teoría de los eventos del cisne negro?

Por lo pronto, como observador de nuestra realidad, me motiva la oportunidad y el deseo de escribir, privilegiando el “modo activo” del vivir y de actuar en consecuencia, reconociendo y admirando a quienes dignos de todo crédito, tienen el privilegiado oficio de escritores, labor titánica hoy en día, cuando por ejemplo, la Generación Y, los llamados millennials ya no quieren leer ni un texto de cuatro párrafos.  Pero hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa.

Divertimento filarmónico

Concierto en el Teatro Popular Melico Salazar

Concierto de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica en el Teatro Popular Melico Salazar.

Titulado así, porque su principal objetivo es “hacer más feliz a la gente por medio de la música”.  Son noches de gran alegría cuando el maestro Marvin Araya, toma la batuta y libera el alma de un virtuoso grupo de exponentes del mejor talento musical costarricense, nuestra Orquesta Filarmónica.

Músicos clásicos, interpretando música popular de los más variados estilos, la gente lo celebra, lo canta, lo baila y lo aplaude en todos los rincones del Teatro Melico Salazar, la Casa del Divertimento Popular.  El reloj de arena discurre mucho más rápido de lo que nuestro momento de magia quisiera y si bien el repertorio siempre es generoso, la orquesta acoplada y el director de pasión contagiosa, queda la sensación de que hace falta un tercer segmento que termine de borrar cualquier residuo de desánimo o tristeza.

¡Que contentera!  Allá van los “filarmónicos”, solos, en grupo, o en familia reuniendo dos y hasta tres generaciones, todos detrás del flautín mágico de Marvin, haciendo comunidad en el teatro, juntos, cientos de personas que comparten un mismo objetivo ¡Pasarla bien! cuidando las formas del libreto protocolario, pero rompiendo las reglas, con el uso del smartphone para grabar y transmitir en línea y exigiendo al máximo sus cuerdas vocales que en la mayoría de los casos, terminan perdiendo la batalla al final del concierto, incluso en aquellos que por no ser buenos representantes del bel canto, terminan cantando para adentro, como dice el maestro Araya.

Es cierto que el día a día pasa saturado de ruido, de carreras que aceleran la actividad de aquel músculo que anida al lado izquierdo del pecho y que también nos deja la mente sin espacios en la agenda, por el agobio de sobresaltos noticiosos que nos vienen del vaivén político, el apremio de la situación económica y la necesidad de mayor seguridad en nuestras barriadas, por eso y para eso, recomiendo incorporar el “divertimento filarmónico” en nuestro calendario, basta con revisar el programa anual de conciertos, calendarizar algunas fechas y acercarse al teatro que el espectáculo está garantizado.

Servir en lo público, honor o descrédito

Por estos días, un dirigente político señalaba que “nunca antes el país ha tenido tanta gente, tan bien preparada como ahora”, por otra parte, un conocido analista, dice que en Costa Rica ha bajado mucho el nivel de la clase política, haciendo extensivo el calificativo a funcionarios  de rango mayor que sirven en lo público.  Entonces, si tenemos más gente preparada y el país está ayuno de ese talento dirigencial ¿Por qué se rehuye dar el paso a la función pública?

A primera vista, podemos decir que el honor que tiempo atrás representaba servir en lo público, ha venido perdiendo la batalla contra el descrédito que enfrenta el funcionario, por las decisiones que toma o por las cosas que deja de hacer, resultando de ello, su exposición en forma abierta y sin escudo de protección ante el “tribunal de la opinión pública”, particularmente frente al que ha sido común llamar, “el cuarto poder de la República”. Observamos a profesionales venidos de la academia, o del sector empresarial, reconocidos y respetados que de pronto se ven acorralados y sometidos a una gran afectación en su ámbito personal y familiar que no pocas veces, termina en un escarnio grosero que abre un surco profundo en el “record” del afectado.   Debemos cambiar esta situación.

En Costa Rica, por ejemplo, podemos constatar excelencia de servicio público en el Benemérito Cuerpo de Bomberos y mejoras sustantivas durante la última década, en la gestión de la banca pública, entonces: ¡Si se puede!  Hay que darle confianza a la gente, para que sirva en lo público, aporte sus ideas y participe innovando, porque nuestro país requiere ese talento en forma generosa, necesitamos que se decidan a participar aquellos a quienes García Márquez llamó alguna vez “ciudadanos de la inteligencia” para encarar los desafíos que nos impone el agravamiento de nuestra estabilidad económica, el ensanchamiento de la brecha social y la necesidad de apuntalar el norte del modelo de desarrollo, de una economía de servicios que se consolida en forma inexorable.

Resulta cansina la reiterada negativa del funcionario a ejecutar, escudándose en la “necesidad” de hacer otro análisis o estudio de factibilidad, cuando lo que el país requiere con urgencia, es pasar al “modo hacer”.  El cuento de que todo lo resolvemos “a la tica” nos sigue retrasando mucho más de la cuenta, debemos resolver “a la finlandesa” en materia de educación, “a la panameña” en el campo de infraestructura y “a la israelí” en cuanto a la generación de ideas novedosas y cómo ponerlas a funcionar.  Cuidemos que el “desfilar por media calle” siga siendo una digna postal de la Heredia de antaño y no una realidad que se impone por la inconformidad y desesperanza del pueblo