Mis pulmones, celebran su 25 aniversario

FullSizeRenderParece lejano el mes de setiembre de 1990, pero no tanto, cuando veo a estos dos buenos amigos, celebrando 25 años “libres de humo de tabaco” y vaya alegría que me han hecho el honor de invitarme a su fiesta de cumpleaños.

Me han pedido que lo comente en redes sociales y le cuente a muchos otros que como ellos, disfrutan de su misma condición de libertad, pero especialmente que le diga a “sus pares” que siguen encadenados al vicio del fumado que se unan para gritarle a sus patronos que basta ya y que es tiempo de otorgarles su libertad, diles que con fuerza les reprochen que ya están hartos del asma y la neumonía que lo que ellos quieren es felicidad, que no olviden mencionar que la ciencia ha demostrado hasta la saciedad que si dejan de fumar estarán menos ansiosos, menos estresados y más bien, adquirirán una visión mucho más positiva de la vida. Bueno, aquí cumplo con el encargo.

Por otra parte, parece que la fiesta va en serio, según me cuentan, uno de sus vecinos más cercanos, el de la fábrica de sangre, está tirando la casa por la ventana, parece que hasta un poco sentimental se ha puesto, ¡sensible a las emociones el muchacho! por eso me han pedido que no olvide llevar un buen vino de crianza, parece que eso lo relaja.
De mi parte, ya les he felicitado y respondido que si asistiré a su fiesta, bueno, si el Señor me lo permite, ojalá que también estemos ahí en el 2040, cuando celebren su fiesta de oro, imagino que el fiestón será aún mayor.

Estaba ya por salir, cuando en eso sonó el timbre y vaya sorpresa, me dejaron en la puerta un regalo, adentro la tarjeta de invitación a su fiesta que decía: “Gracias Giovanny, por ser nuestro anfitrión todo este tiempo, recuerda siempre salir a trotar, reir y especialmente amar a los tuyos, ya sabes lo bien que nos hace”.
¡Salud queridos amigos… que la disfruten!

Anuncios

Esperando el tren de la luz

Cuando subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que estás por llegar, anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar

Cuando subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que vas a llegar.  Anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar!

De pronto, te ves de pie en el andén, esperando para abordar, pero ten presente que no da igual subirse en cualquier tren.  ¿Cómo hacerle para decidir cuál es el que nos lleva a puerto seguro?  En cuál de ellos, encontraremos la alegría para vivir libres de preocupaciones innecesarias?

Debes mantenerte atento para que puedas escuchar la voz del conductor, ya verás que el deseo inmenso de llegar y el palpitar sincero de tu corazón, serán suficientes para que sin siquiera leer la pantalla, puedas decidir el momento justo de abordar.

Al subir, repasa con cuidado el lugar y si no ves brillar los ojos de los que abordo van, si no ves un rayo de luz de sus corazones brotar, bájate de prisa porque ese no es tu tren.  No desesperes, espera tranquilo en la estación, pero atento, no vaya a ser que por un descuido tuyo, no escuches a tiempo la dulce voz del conductor y pase de largo frente a ti.

En tu mochila, carga solo tu traje blanco, es todo lo que vas a necesitar.  Cuando al fin subas al tren de la luz, mira por la ventana el reflejo de tu rostro y si palpita con gran fuerza tu corazón es buena señal, significa que estás por llegar, anda, ve y llénate de vida nueva, se feliz, empieza a disfrutar.

Los chicos de la Escuela Católica de Artes “Renovarte” si que saben como llegar y lo expresan en forma maravillosa a través de la danza, el mimo, la actuación, agradando a Dios, viviendo a Dios, sirviendo a Dios.  Ellos encontraron la clave, para darle sentido a sus vidas y contagiar a los más pequeños quienes ya integrados en esta escuela de artes, siguen con frenesí los movimientos de sus instructores, claros de que no es un juego o un carnaval, sino la forma más pura y sincera en que pueden manifestar su espiritualidad.

¿Conocés a jóvenes que caminen con la cabeza baja, que tengan dificultades para sonreir, luciendo abatidos, sin ánimo para competir? Pues a trabajar… llévales este mensaje, diles que no tiene por qué ser así, ayúdales a preparar su equipaje, bien sabes lo único que van a necesitar y ve con ellos a la estación que esperando el tren de la luz, empezarán de nuevo a vivir.

Bomberos de Costa Rica, en constante evolución.

Esta noble Institución viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.

Esta noble Institución viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.  Felicitaciones en la celebración de su 150 Aniversario.

Ya van más de tres lustros haciendo empresa, participando en la creación de nuevas ideas, soñando con verlas convertidas en proyectos empresariales consolidados. Pensando en estas cosas, cuando salgo a trotar y respiro suavemente la brisa fresca de la mañana, me vienen a la mente hechos y realidades que en nuestro país no han cambiado con el paso de los años y que está bien que sea así, porque son las piedras angulares que sostienen edificios que perduran generación tras generación.

La madurez que da el tiempo, de la misma forma que mejora un vino de buena cepa, permite confirmar en ciertos casos que la percepción que se tiene de las cosas, es congruente con la realidad a partir de la cual se construye. ¿Por qué la población guarda en tan alta estima al Benemérito Cuerpo de Bomberos de Costa Rica, como modelo de excelencia a seguir en la gestión de recursos públicos? Porque cada vez que las circunstancias ponen al ciudadano frente a una situación que requiere auxilio profesional, la percepción que yace en su imaginario de un servicio pronto, con un actuar honorable y que le transmita confianza absoluta, se hace realidad. ¡Una trayectoria en constante evolución! El Cuerpo de Bomberos, celebra su 150 Aniversario y en su queque de cumpleaños, hay decenas de velitas que apagamos un país entero que cantamos todos al unísono, con la tranquilidad de saber que ahí, seguiremos estando en buenas manos.

En un artículo anterior, reflexionaba sobre las ventajas que tiene nuestro país dada su extensión territorial y cantidad de habitantes, para impulsar un proyecto de alcance nacional que construya el Sistema Nacional de Emergencias que ordene y normalice a partir de un diseño inteligente y aterrizado, las tareas de prevención y atención de emergencias y que incorpore, servicios de información y preparación de la población en este campo, tomando como base, la informatización de la gente que ya accede en forma fácil y constante al ecosistema digital, gracias entre otras cosas, a la alta penetración celular que experimentamos. Hoy esto es posible, ya se cuenta con la tecnología y el conocimiento requeridos.

El Benemérito Cuerpo de Bomberos sabe cómo hacerlo y no es cuestión de mi propia percepción sobre un escenario ideal construido a partir de sueños, sino que es una afirmación que hago, a partir del entendimiento de la realidad de esta noble Institución que viene haciendo patria desde hace 150 años, sin bajar la guardia, sin dejar de evolucionar.

El juego político y el privilegiado oficio de escritor

Hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa

Hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa

Recuerdo a la conductora de CNN, segundos antes de la apertura de la bolsa de New York, en una ya lejana sesión del 2007, en la que sufrió una histórica caída, es la misma imagen que se observa en la montaña rusa de la Rock ‘n’ Roller Coaster en Orlando, FLA., justo antes de que arranque la atracción, acelerando hasta 60 millas/hora en 2,8 segundos, en ambos casos, escuchamos la siguiente frase: “Amárrense los cinturones”.

Hoy, podemos aplicarla para nuestro escenario político que se mueve en un camino de curvas, subidas y bajadas de infarto, incrementando la frecuencia cardiaca, con dramatismo y una dosis de comicidad, porque uno tras otro, van sucediéndose hechos que desnudan posiciones, resquebrajan convicciones y falsean andamiajes de partidos políticos, funcionarios públicos y personajes que terminan pareciendo actores de reparto de una ópera bufa.

El tiempo para bastantear el terreno, avanzar algunos peones y afinar la estrategia, dirigida a consolidar una posición sólida en el centro del campo, pareciera que ya se terminó, el pueblo observa, ríe por algunas ocurrencias y se preocupa por otras tantas acciones y tendencias, llegando a un punto en el que se estará preguntando: ¿Cuál es el nombre del juego?

Y ante éste panorama, se abre el abanico de posibles respuestas, sobre lo que puede ser el accionar futuro de la gente.  ¿Continuará mirando el vaivén político sin prestarle mayor atención, dada la urgencia de cuidar el puesto de trabajo o la estabilidad de su negocio, actuará con mucha mayor apatía, agobiando a la clase política en los procesos electorales por venir, o terminará provocando algún hecho inesperado, cual teoría de los eventos del cisne negro?

Por lo pronto, como observador de nuestra realidad, me motiva la oportunidad y el deseo de escribir, privilegiando el “modo activo” del vivir y de actuar en consecuencia, reconociendo y admirando a quienes dignos de todo crédito, tienen el privilegiado oficio de escritores, labor titánica hoy en día, cuando por ejemplo, la Generación Y, los llamados millennials ya no quieren leer ni un texto de cuatro párrafos.  Pero hay que insistir en escribir, contar historias, compartir vivencias, cuidando la forma, dándole color a la letra, procurando influir para que el lector se quede con algo después del punto final, aunque solo sea una sonrisa, aunque solo sea un soplo de brisa.

Divertimento filarmónico

Concierto en el Teatro Popular Melico Salazar

Concierto de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica en el Teatro Popular Melico Salazar.

Titulado así, porque su principal objetivo es “hacer más feliz a la gente por medio de la música”.  Son noches de gran alegría cuando el maestro Marvin Araya, toma la batuta y libera el alma de un virtuoso grupo de exponentes del mejor talento musical costarricense, nuestra Orquesta Filarmónica.

Músicos clásicos, interpretando música popular de los más variados estilos, la gente lo celebra, lo canta, lo baila y lo aplaude en todos los rincones del Teatro Melico Salazar, la Casa del Divertimento Popular.  El reloj de arena discurre mucho más rápido de lo que nuestro momento de magia quisiera y si bien el repertorio siempre es generoso, la orquesta acoplada y el director de pasión contagiosa, queda la sensación de que hace falta un tercer segmento que termine de borrar cualquier residuo de desánimo o tristeza.

¡Que contentera!  Allá van los “filarmónicos”, solos, en grupo, o en familia reuniendo dos y hasta tres generaciones, todos detrás del flautín mágico de Marvin, haciendo comunidad en el teatro, juntos, cientos de personas que comparten un mismo objetivo ¡Pasarla bien! cuidando las formas del libreto protocolario, pero rompiendo las reglas, con el uso del smartphone para grabar y transmitir en línea y exigiendo al máximo sus cuerdas vocales que en la mayoría de los casos, terminan perdiendo la batalla al final del concierto, incluso en aquellos que por no ser buenos representantes del bel canto, terminan cantando para adentro, como dice el maestro Araya.

Es cierto que el día a día pasa saturado de ruido, de carreras que aceleran la actividad de aquel músculo que anida al lado izquierdo del pecho y que también nos deja la mente sin espacios en la agenda, por el agobio de sobresaltos noticiosos que nos vienen del vaivén político, el apremio de la situación económica y la necesidad de mayor seguridad en nuestras barriadas, por eso y para eso, recomiendo incorporar el “divertimento filarmónico” en nuestro calendario, basta con revisar el programa anual de conciertos, calendarizar algunas fechas y acercarse al teatro que el espectáculo está garantizado.

Servir en lo público, honor o descrédito

Por estos días, un dirigente político señalaba que “nunca antes el país ha tenido tanta gente, tan bien preparada como ahora”, por otra parte, un conocido analista, dice que en Costa Rica ha bajado mucho el nivel de la clase política, haciendo extensivo el calificativo a funcionarios  de rango mayor que sirven en lo público.  Entonces, si tenemos más gente preparada y el país está ayuno de ese talento dirigencial ¿Por qué se rehuye dar el paso a la función pública?

A primera vista, podemos decir que el honor que tiempo atrás representaba servir en lo público, ha venido perdiendo la batalla contra el descrédito que enfrenta el funcionario, por las decisiones que toma o por las cosas que deja de hacer, resultando de ello, su exposición en forma abierta y sin escudo de protección ante el “tribunal de la opinión pública”, particularmente frente al que ha sido común llamar, “el cuarto poder de la República”. Observamos a profesionales venidos de la academia, o del sector empresarial, reconocidos y respetados que de pronto se ven acorralados y sometidos a una gran afectación en su ámbito personal y familiar que no pocas veces, termina en un escarnio grosero que abre un surco profundo en el “record” del afectado.   Debemos cambiar esta situación.

En Costa Rica, por ejemplo, podemos constatar excelencia de servicio público en el Benemérito Cuerpo de Bomberos y mejoras sustantivas durante la última década, en la gestión de la banca pública, entonces: ¡Si se puede!  Hay que darle confianza a la gente, para que sirva en lo público, aporte sus ideas y participe innovando, porque nuestro país requiere ese talento en forma generosa, necesitamos que se decidan a participar aquellos a quienes García Márquez llamó alguna vez “ciudadanos de la inteligencia” para encarar los desafíos que nos impone el agravamiento de nuestra estabilidad económica, el ensanchamiento de la brecha social y la necesidad de apuntalar el norte del modelo de desarrollo, de una economía de servicios que se consolida en forma inexorable.

Resulta cansina la reiterada negativa del funcionario a ejecutar, escudándose en la “necesidad” de hacer otro análisis o estudio de factibilidad, cuando lo que el país requiere con urgencia, es pasar al “modo hacer”.  El cuento de que todo lo resolvemos “a la tica” nos sigue retrasando mucho más de la cuenta, debemos resolver “a la finlandesa” en materia de educación, “a la panameña” en el campo de infraestructura y “a la israelí” en cuanto a la generación de ideas novedosas y cómo ponerlas a funcionar.  Cuidemos que el “desfilar por media calle” siga siendo una digna postal de la Heredia de antaño y no una realidad que se impone por la inconformidad y desesperanza del pueblo

Colaboración o compromiso

Gracias gente de LIDERSOFT por hacerlo bien, por comprometerse en el trabajo y por aportar en forma determinante a consolidar esta gran empresa que va en ruta a cumplir dos décadas, haciendo buen software.

Gracias gente de LIDERSOFT por hacerlo bien, por comprometerse en el trabajo y por aportar en forma determinante a consolidar esta gran empresa que va en ruta a cumplir dos décadas, haciendo buen software.

Cuanta diferencia encontramos en la aplicación práctica de estos conceptos y cuán importante para las Pymes, es contar con gente comprometida en serio que entrega su talento y plena voluntad al trabajo colectivo que como el agua pura, es fuente de vida para el negocio, lo arraiga con fuerza a sus valores y lo proyecta en el largo plazo.  Vemos carencias de esta virtud en instituciones, empresas y hasta en países enteros que se mueven lento, debido al esfuerzo mezquino de personas que encasillamos como simples colaboradores, para quienes es suficiente con aportar en forma limitada a la causa; la más de las veces, sin convicción ni deseo de pensar en cómo hacer mejor las cosas y ejecutar acciones que vayan más allá del manual de puestos y sean generadoras de valor para la organización.

“Cuide a sus clientes, procure relaciones de largo plazo con ellos, porque un buen cliente, bien vale una vida”, decía tiempo atrás para un programa de empresarialismo pyme, ejemplificando el sentido de compromiso.  En esa misma línea de pensamiento, destaco la metáfora utilizada por el Papa Francisco durante un encuentro con jóvenes emprendedores, para explicar lo que es comprometerse de vida entera.  Lo hacía, señalando la diferencia que hay entre el queso y el jamón como ingredientes de un buen emparedado.  Decía el Papa que la vaca participa solo como un colaborador, limitándose a proveer la leche de la que se produce el queso que se requiere, mientras que el compromiso del cerdo es tal que entrega su vida, para obtener el jamón necesario para completar el sandwich.  Y pasa por ahí, la historia de países que en una generación han transformado su estructura productiva, asegurando su posición en la ruta del desarrollo y lo vemos también en organizaciones de todo tamaño y propósito que son exitosas, a base de un esfuerzo colectivo de vida que se asume sin reparo por las tareas que se deben atender, con la persistente intención de hacerlo bien, consistentes en su accionar y con la gracia de no perder luz en el rostro de su gente, siempre dispuesto a sonreir.

Como empresario en lidersoft.com, desde este espacio les doy las gracias por hacerlo bien, gracias por comprometerse en el trabajo y por aportar en forma determinante a consolidar este esfuerzo empresarial, pronto a cumplir dos décadas de servicio, en la industria del software de origen costarricense.

En cuanto a nuestro país, se le nota lo que le cuesta el sueño del progreso, porque retroceden nuestros índices en los campos de la economía, la seguridad, la cohesión social y principalmente porque (utilizando el mismo símil) se siguen observando “más vacas que cerdos”, gente dispuesta para colaborar pero no para comprometerse, sea por los privilegios gremiales que se disfrutan, por la poca voluntad de hacer más de lo que la ley del mínimo esfuerzo postula, o por simple apatía, esperando que “el hacer” sea asunto de otros.  Lo cierto es que ” la carreta sigue atascada en el barro” y si continúan siendo más, los que se suben en ella que los que tiran con fuerza para sacarla del fango, no lograremos enrumbar a la nación, por una senda de prosperidad.

Los ecos de la montaña

Riachuelo en las colinas, al norte de Heredia.

Riachuelo en las colinas, al norte de Heredia.

Cuando llega noviembre, ya huele a ciprés, tiempo de gran aceleración para nuestros adolescentes, enredados entre sus evaluaciones académicas, las fiestas de fin de curso y el repaso de medidas en cintura y color de piel, camino al verano de playa.

Igual ocurre con los pymempresarios, curtidos ya en el corre-corre financiero de esa época, para fondear sus requerimientos de capital, cerrar balances financieros, revisar la composición de la nómina y afinar la estrategia para el nuevo año que siempre ha de prometer, ser mejor que el anterior.

En medio de tanto ajetreo, es un buen consejo y un imperativo para nuestra salud, poder una y otra vez, respirar profunda y suavemente.  ¿Adónde ir?  Los vecinos del Gran Area Metropolitana tenemos a un paso, el lugar ideal para disfrutarlo, en la dulce y placentera zona de montaña al norte de Heredia, escenario que gracias a la bondad de nuestra topografía, se repite en otras zonas de altura del país.

Y es que en ese tiempo de transición, el clima se templa, el cielo cual arcadia de colores dice presente en cada atardecer y la montaña bondadosa expulsa su mezcla de olores y múltiples tonadas, como celebrando que cantidades de gentes se reúnan en sus predios y canten, conversen hasta el ocaso y coleccionen imágenes de buenos momentos compartidos.

Es sábado por la tarde, refresca la temperatura, huele a café, se escuchan carcajadas y uno que otro grito entremezclado con los ecos de la montaña que nos recuerdan que la fiesta continúa y la están pasando bien, momentos en que le viene a uno, la satisfacción de poder vivirlo un día sí y otro también, para llenarse de aire puro y disfrutar un buen Cabernet.

Es tiempo para renovar voluntades y alejarse en definitiva del tabaco, reducir un par de tallas y tomar riesgos para limpiar la agenda de aquellas cosas que has soñado realizar, pero que sigues postergando.   Hazlo gradualmente, como lo canta el Gran Combo…”esto es poquito a poquito, luego el esfuerzo se premia”.  Mira a tu alrededor que pendientes tienes por cumplirle a tu gente, ve y atiéndelos, sin apuro, pero con la convicción de hacerlo bien y de esperar recibir como paga al final, solo una sonrisa.

¡Ya abrimos…!

imagenLo anuncian por igual, el gran almacén, la pequeña pastelería del barrio y el joven soñador que en el garaje de su casa en San José de California o en Costa Rica, una y otra vez, inicia un nuevo emprendimiento y al cabo de unos cuantos años, celebra la consolidación de su esfuerzo.  En todos estos casos, de manera independiente al tamaño de las puertas que se abren, las emociones son de la misma dimensión.  Pero, ¿de qué depende que la “dulce rutina” de abrir un día sí y otro también, se mantenga en modo ON?

Son muchas las cosas que hay que hacer para lograrlo, pero en la base de todo, destaca como fundamento y piedra angular, la pasión del emprendedor por su negocio que lo lleva a mantener intacta la ilusión de la primera vez.  A ello, debe sumarse mucha disciplina, para cuidar el patrimonio y fortalecer el activo, respetando siempre a aquella persona jurídica, que si bien no es materia orgánica, si cuenta con su propia dinámica que la faculta para moverse, la hace crecer, o si se detiene, puede fallecer.

Repaso y saludo, varios casos de éxito de empresarios costarricenses, todos consolidados después de años de maduración de sus conocimientos y de su paso primero como trabajadores, aprendiendo y perfilando su futuro emprendimiento y puedo destacar un rasgo distintivo que los caracteriza y es que no he dejado de mirar una sonrisa y percibir un buen estado de ánimo en cada uno de ellos.

En diferentes épocas y escenarios, muchos otros han abierto una nueva era, con repercusiones profundas en la vida del hombre.  Lo hizo Jesucristo al fundar su Iglesia, Gutenberg al crear la imprenta y en nuestro tiempo los inventores de Internet.  De la misma forma, se abrió a la libertad la Puerta de Brandeburgo, al desarrollo las esclusas de Miraflores y…, si en este punto, volteamos la mirada hacia un plano personal, más íntimo, quisiera decirte, amiga, amigo, que si estás agobiado por vicios o angustias, es tiempo ya de ponerte de acuerdo con tus sentimientos y tu fuerza de voluntad, para abrir tus brazos y llenarte de ilusión.

Abre la nueva empresa de tu vida, ya verás como el viento cambia de dirección y empieza a soplar a tu favor.  Ten en cuenta que como en toda actividad, seguirán ahí presentes en la balanza, los pesos y contrapesos; el secreto está, en que con tu esfuerzo decidido y constante, te asegurés de mantener la “mitad más uno” de tu lado, con ello ganarás la partida y una sonrisa marcará tu rostro, como sello indeleble del triunfador.

Helio y don Helio

Hacen falta cartas de navegación, para finalmente zarpar y mantener el barco a flote.

Hacen falta cartas de navegación, para finalmente zarpar y mantener el barco a flote.

Ambos coinciden en algo más que el nombre.  El elemento, tiene número atómico dos y el Vicepresidente, es el número dos de un gobierno que impulsa un presupuesto atómico, en riesgo de explotar, por el empuje de un sector del Congreso que insiste en disminuirlo, o bien, por los llamados a cerrar filas que se escuchan en organizaciones gremiales y grupos de estudiantes que se oponen a cualquier recorte de partidas.

El gas en condiciones normales de presión y temperatura no es inflamable, el presupuesto de don Helio, parece a punto de alzar llama, por la alta presión y temperatura que se avizora, alcanzará la discusión en plenario.

El átomo de helio, resulta simple de resolver, no así el presupuesto de don Helio que parece un laberinto, en el que se involucran muchos, tratando de encontrar la salida, con pronóstico reservado, a esta altura del “partido legislativo”.  Deberá el señor Ministro, entregar cartas de navegación para mantener a flote el plan de gastos, porque el debate en el parlamento no estará exento de colisiones y él, debe asegurar un aterrizaje suave a finales de noviembre.

Mientras la discusión en palacio sube de tono, el pymempresario, tan noble como el gas, “la sigue pulseando”, sin desfallecer en su tarea de hacer país, haciendo empresa.

¡Cuida tu salud, porque lo necesita tu trabajo emprendedor! es mi primer consejo para el colega empresario.  Mantén templado el ánimo y alta la motivación al frente de tu negocio, que seguiremos escuchando voces que nos hablan de la megamoción del diputado de gobierno, de la “madre de todas las marchas” que seguramente convocará un conocido líder sindical y hasta del discurso del señor Presidente de la República quien alude a percepciones en género apocalíptico, sobre el estado de situación del país.

Todo este zapateo va levantando una nube de polvo que limita mirar con claridad el horizonte y asegurar la dirección y la fuerza que urgen a la nación para crecer en forma sustantiva, con el pragmatismo del pequeño y mediano empresario que no responde a un proyecto político, sino a un proyecto de vida, preocupado más por la suma de realidades que debe encarar cada día que por el avance de la acción política, en sentido contrario al de las manecillas del reloj.

Ocúpate en blindar la columna vertebral de operación de tu Pyme, cuida con esmero al señor Cliente y genera mucho pensamiento de acción en la primera línea de avance, aplicando estrategias de defensa y ataque a partir de los principios de supervivencia, crecimiento y rentabilidad, porque parece será necesario “volar por instrumentos” a baja altura y en zona montañosa, capeando el temporal que todos anuncian, percepciones que por la insistencia en ellas, terminan convirtiéndose en realidades